Los titulares de una tarjeta verde estadounidense pueden residir, trabajar y retirarse en cualquier sitio de Estados Unidos, legal y permanentemente. Los beneficios adicionales incluyen el ingreso y la salida sin problemas de los Estados Unidos, la capacidad de solicitar ayuda federal para la educación, y beneficios de Seguro Social y seguro. Los residentes permanentes también pueden patrocinar a sus familiares en la solicitud de la tarjeta verde.

El gobierno de Estados Unidos creó el Programa de visas para inversores inmigrantes EB5 en 1990 en un esfuerzo para atraer inversiones extranjeras e impulsar el crecimiento económico. Los nacionales extranjeros elegibles pueden invertir 0.000 o ].000.000 en un negocio estadounidense nuevo o existente. Cuando los inversores demuestran que su inversión ha creado al menos diez empleos para trabajadores estadounidenses, pueden recibir tarjetas verdes para ellos y sus familias. EB5 Capital ofrece oportunidades de inversión para cumplir esos criterios.

Un área de empleo designada es un área geográfica que se considera rural, o tiene una tasa de desempleo de al menos 1,5 veces el promedio nacional. Cuando los solicitantes de la Visa EB-5 invierten en un área de empleo designada, pueden invertir 0.000 en vez de ].000.000. Los estados individuales determinan los límites precisos de un área de empleo designada.

Los Centros regionales EB-5 son organizaciones autorizadas por el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS) para recibir y administrar fondos de inversores EB-5. Los Centros regionales promueven el desarrollo económico y la generación de empleo dentro de un área geográfica específica.

El Programa EB-5 ofrece un máximo de 10.000 visas EB-5 en todo el mundo por año.

Cada inversión de Visa EB-5 debe generar al menos 10 empleos de tiempo completo para trabajadores estadounidenses, residentes permanentes legales o inmigrantes autorizados a trabajar en Estados Unidos. La generación de empleo debe ocurrir durante un período de dos años. Al reunir fondos con otros inversores en un Centro regional, los inversores reciben el beneficio de la generación indirecta de empleos.

La petición I-526 es la aplicación inicial de la visa como parte del Programa de inversores inmigrantes EB-5. Los inversores potenciales y sus abogados presentan esta petición ante el UCIS e incluyen documentación que demuestra la elegibilidad del inversor.

La petición I-829 es el paso final del Programa de inversores inmigrantes EB-5. Los inversores potenciales y sus abogados presentan esta petición ante el UCIS y brindan pruebas de que el inversor ha cumplido con éxito todos los requisitos del programa, especialmente que los fondos del inversor generaron al menos diez empleos. Al aprobarse la petición, los inversores y sus familiares reciben tarjetas verdes permanentes.

El USCIS emite tarjetas verdes condicionales tras aprobar la petición I-526. Esas tarjetas verdes duran al menos dos años. Los inversores reciben tarjetas verdes permanentes cuando el USCIS aprueba la petición I-829.

Las peticiones I-526 se rechazan más comúnmente debido a que el solicitante no puede demostrar que los fondos de inversión se obtuvieron legalmente.

Al aprobar la solicitud, el inversor y la familia son elegibles para obtener una tarjeta verde. Esto incluye al cónyuge y los hijos solteros menores de 21 años, inclusive hijos adoptados.

Los inversores y sus abogados pueden presentar la petición I-829 dentro de los 90 días del vencimiento de la tarjeta verde condicional. Al aprobarse la petición I-829, se eliminan las condiciones de la tarjeta verde inicial, y los inversores y sus familiares pueden hacerse residentes permanentes de EE.UU.

Sí. Los poseedores de tarjetas verdes son pasibles de impuestos de la misma manera que los ciudadanos estadounidenses; están sujetos a impuestos federales sobre la renta mundial a partir de la fecha en que se convierten en residentes.